Sales de baño naturales Alicante

14.01.2021

¿Quieres saber más sobre los beneficios de nuestras sales de baño naturales Alicante?

Todos necesitamos un tiempo para relajarnos de vez en cuando y si este momento incluye acciones que mejoran nuestra salud, ¡mucho mejor! Las sales de baño te permiten cumplir con los dos objetivos: tomar un respiro y cuidar de tu bienestar. Además, darse unos baños de sal es más sencillo y barato de lo que puedes imaginar. Verás que con muy poco podrás crear tu Spa en casa y tener una opción más de actividad perfecta para los fines de semana.

Pero, ¿merece la pena tomar baños con sales? Si aún tienes dudas ¡mira qué efectos positivos pueden producir las sales de baño!

5 beneficios de utilizar sales de baño

Reducir el estrés es una de las principales razones por las que podrías utilizar las sales de baños, pero para eso también es suficiente un buen baño caliente.

Por un lado, las sales son una fuente natural de nutrientes beneficiosos para la piel. Una inmersión en agua con sales aromáticas es una de las mejores maneras de remineralizar la piel y obtener determinados oligoelementos de forma natural. Recuerda que la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y tiene una impresionante capacidad de absorber, filtrar y expulsar sustancias.

Por otro lado, los beneficios del agua marina se conocen y aprovechan desde tiempos antiguos e incluso hay terapias como la talasoterapia que se basan en las propiedades de la sal para la salud. Cuando no podemos acudir a balnearios que ofrecen este tipo de tratamientos y no tenemos una playa cerca, las sales de baño son el perfecto sustituto.

¿Para qué sirven sales de baño? Aquí algunos ejemplos de los beneficios que te aportan:

  1. Efecto détox: Los minerales y los oligoelementos presentes en la sal ayudan a tu piel a liberar las toxinas mejorando tu bienestar en general.
  2. Remedio contra las agujetas: un baño caliente con sales alivia los dolores musculares favoreciendo la desinflamación y aliviando la tensión.
  3. Reducir inflamaciones e irritaciones de la piel: la sal posee propiedades antiinflamatorias y antisépticas que ayudan a aliviar irritaciones de la piel causada por dermatitis, hongos en los pies, psoriasis, etc.
  4. Protege la piel: la resequedad de la piel es un problema que puede afectarnos más cuando hace frío y tomar baños calientes con sal ayuda a mejorar la hidratación y reducir la sensación de tirantez.
  5. Aliviar la inflamación articular: los baños calientes con sal son un remedio natural para aliviar la inflamación articular típica en patologías como la artritis.

Los baños de sales tienen muchos beneficios además de propiedades relajantes y, por lo general, son seguros si se usan correctamente. No obstante, las personas con problemas de salud deberían consultar con un médico antes de utilizar sales de baño.

¿Cómo se utilizan las sales de baño?

Aprovechar los beneficios de las sales aromáticas para el baño es muy sencillo, solo tendrás que añadir la cantidad indicada en el envase y dejar que se derrita en el agua caliente con la que habrás llenado tu bañera. Si utilizas la sal marina añade la dosis (para adultos) es de una taza de sal a disolver en la bañera.

Acto seguido, disfruta de un momento de relax. Puedes quedarte hasta 40 minutos en remojo, pero ya con 10 minutos habrás aprovechado de las propiedades de tu baño de sal.

¿Quieres sentirte como en un Spa? Enciende unas velas y elige una banda sonora relajante para tu momento de desconexión o practica una meditación mindfulness para vivir plenamente este momento.

Puedes repetir hasta dos o tres veces por semana, siempre y cuando no tengas ningún problema de salud que lo impida. Las personas que sufren de tensión arterial baja, por ejemplo, tienen que evitar los baños con sales de magnesio ya que este mineral más el calor reducen aún más la presión.

¿Cómo usar sales de baño si no tengo bañera?

Tomar un baño es solo un ejemplo de cómo usar las sales de baño. Si en casa no tienes bañera puedes disfrutar igualmente de los beneficios de los beneficios que te brindan. Elige entre estas opciones:

  • Pediluvio relajante: no es lo mismo que un baño de cuerpo entero, pero con la justa atmósfera, un poco de música relajante y sentado en un sofá cómodo el alivio que del agua caliente con sales en los pies te regalará un buen rato de desconexión y bienestar.
  • Exfoliación: escoge una sal de baño fina y mézclala con aceite de almendra para una exfoliación bajo la ducha. Es una forma natural y agradable de cuidarte y tomar un respiro del ritmo intenso del día a día.

Ahora ya conoces las principales propiedades de las sales de baño y sabes cómo se utilizan. Si en casa no tienes sales de baño puedes adquirirlos en cualquier tienda de productos de higiene personal y hasta en los supermercados. Eso sí, recuerda que tu piel absorberá parte de esas sustancias, por lo que elige productos naturales y de calidad garantizada.