Beneficios de la cosmética natural

27.03.2021

¿Quieres saber más sobre los beneficios de la cosmética natural?

Beneficios de la cosmética natural
Beneficios de la cosmética natural

La cosmética natural es una alternativa a los productos cosméticos de toda la vida. Ciertas personas pueden tener algunos problemas importantes en la piel, o intolerancia a determinadas sustancias químicas. Esto les obligará a buscar un producto que sea tolerante con su tipo de piel. Al mismo tiempo, cada vez estamos más concienciados sobre el impacto del hombre en el medio ambiente, por lo que consumimos de una forma más responsable, buscando productos ecológicos que tengan asociados un mínimo impacto en la naturaleza.

¿Qué es la cosmética natural?

Aunque no hay una ley o norma que indique que productos cosméticos pueden ser naturales, o algunos criterios a considerar, si que existen determinados organismos capaces de certificar la cosmética natural elaborada con ingredientes procedentes de cultivos ecológicos, como; Association (Inglaterra), BDIH (Alemania), Qualité France (Francia), Natrue (Asociación sin ánimo de lucro).

¿Por qué deberías usar cosmética natural?

No te engañes: los productos cosméticos habituales que encontramos disponen de una gran cantidad de productos tóxicos. De esta manera, aunque en un primer momento puedan ayudarnos a conseguir un estilo increíble, lo cierto es que esos residuos tóxicos se acumularán en la dermis haciendo que sean complicados de eliminar.

Llegará un momento en el que la acumulación de productos tóxicos se almacenará a tal grado que empezará a afectarnos y de forma muy visible (proliferarán las arrugas, tendremos problemas de hidratación, de intolerancia...)

En la cosmética natural se utilizan algunos productos como aceites esenciales o vegetales, arcillas, miel, fruta, sal... que se consideran completamente respetuosos con la piel para evitar los problemas anteriores.

El principal problema que nos podemos encontrar para pasarnos a la cosmética natural es el cambio de hábitos que tendremos que hacer. Cambiar los hábitos requerirá de un determinado esfuerzo al inicio; pero en cuanto hagas el cambio te darás cuenta de lo mucho que ha valido la pena el esfuerzo.

Eficacia

Es cierto que los productos de cosmética natural pueden tardar algo más en hacer efecto (en comparación con los artificiales), sin embargo, no tendrán ningún tipo de impacto negativo en la piel.

Tenemos que verlo como una especie de inversión a largo plazo; si somos constantes y utilizamos productos que nos ayuden a conseguir los resultados esperados, ten por seguro que vas a conseguir tener la piel como siempre has querido.

Cuando usamos ingredientes naturales, la respuesta que buscamos no va a ser tan rápida (no vamos a tener unos resultados a corto plazo. Estaremos introduciendo en el organismo elementos lo más parecido posibles a nuestra composición celular (es decir, que el riesgo de que se produzcan alergias o intolerancias será mínimo).

La mayor parte de los productos de cosmética natural tienen una base de ácidos grasos con una textura parecida al sebo de nuestro organismo, además de ciertos nutrientes y oligoelementos para retrasar el envejecimiento.

Al usar productos de cosmética natural estaremos haciendo una inversión de futuro en salud.

Gran abanico de precios

Se suele pensar que los productos naturales son tan caros que no merecen la pena. Es cierto que hay algunos que son exageradamente caros, pero, en contraposición, podemos encontrar algunos que son más económicos que los artificiales.

Sin ir más lejos, un aceite vegetal de gran calidad puede tener un precio que oscile entre los 9 y los 20€ por un envase de unos 50ml. 1kg de arcilla nos puede costar unos 6€ y tener una duración aproximada de un año.

Aunque podamos encontrar productos cosméticos artificiales a precios inferiores a los 3€, no son nada recomendables. Como ya hemos comentado, Si echas un vistazo a sus efectos adversos te darás cuenta del motivo de ello.

Un componente muy común en estos productos industriales es la parafina. Es un hidrocarburo que deriva del petróleo y que resulta muy perjudicial para la piel.

Si hacemos los cálculos, considerando los resultados obtenidos, un producto de cosmética natural termina resultando más rentable que uno que no lo es.

Productos ecológicos

También es importante considerar el impacto que el hombre está provocando en el medio ambiente en el momento en el que utiliza productos cosméticos. Cuando se utilizan productos naturales, el impacto al medio es mínimo: la razón de ello es que se presta especial atención a todos y cada uno de los elementos que se emplean eliminando aquellos que no sean adecuados.

Así, no solo vamos a conseguir un aspecto envidiable, sino que también habremos contribuido a reducir la contaminación del ambiente.
Prácticamente todas las entidades, comercios o cooperativas siguen estas pautas para asegurarte un compromiso férreo con el medio ambiente:

Mercado de cercanía:

Evitan que el planeta se siga envenenando gracias a no tener que llevar los productos originales de un lugar a lugares muy alejados.

Productos no contaminantes:

El proceso de elaboración de los productos de cosmética natural es muy restrictivo. Se utilizan tratamientos agrícolas y pesticidas naturales que no contaminarán ni el suelo, ambiente o el cuerpo de aquellas personas que van a usar finalmente el producto en cuestión.

Favorecen el pequeño comercio:

Se intenta buscar el equilibrio de beneficios para que la riqueza se reparta entre el mayor número de personas posibles, en lugar de que se acumulen grandes capitales en las empresas más pudientes.

Sistema de precios estable:

Se crea un sistema de precios estable y justo, tanto como para el comprador, como para el productor. Esto es posible ya que se eliminan todos aquellos intermediarios que no sean necesarios.

Desechos:

Se desechan los cultivos transgénicos; es decir, aquellos que lo único que hacen es envenenar al mundo entero.

Otras ventajas que tienes que conocer

La mayor parte de los productos de cosmética natural están compuestos por ácidos grasos que se parecen mucho al sebo que tenemos de forma natural en la piel. Así, desde el mismo momento de su aplicación, notaremos que se empezará a absorber.

Les aportan nutrientes adecuados para que la dermis se regenere de la forma adecuada, para evitar que puedan proliferar las arrugas (así como para tratar las que ya existen) y por si fuera poco, también contribuirán a que se fortalezca nuestro sistema inmunitario.

Ahora ya sabes porque la cosmética natural es tan valiosa en el mercado.